Utilizamos cookies para mellorar a experiencia do usuario e analizar o tráfico do sitio web.

Preferencias

Cando visita calquera sitio web, pode almacenar ou recuperar información a través do seu navegador, xeralmente en forma de cookies. Dado que respectamos o seu dereito á privacidade, pode optar por non permitir a recompilación de datos de certos tipos de servizos. Con todo, non permitir estes servizos pode afectar a súa experiencia.


El golf del futuro será sostenible o no será

La implementación de estrategias integrales de sostenibilidad es el único medio que permitirá que el golf se proyecte y generalice su aceptación como una actividad deportiva, pero también como actividad social, económica y sobre todo medioambiental (y se acabe por reconocer su potencial de aportación a la mejora del entorno). En comunidades como Galicia, ninguno de los campos de golf puede considerarse digno de ostentar a la etiqueta de sostenible ambientalmente, quizás por culpa de malas prácticas de algunas acciones oportunistas (que se acercaban a este deporte por interés personal disfrazado de interés ambiental), porque desde un principio los planteamientos distaban mucho de la preocupación por estas cuestiones. Toca cambiar el rumbo al paso de la nueva federación, más activa y sensibilizada, acorde con los nuevos tiempos y con conceptos como desarrollo sostenible.

En el caso gallego, buena parte de estas políticas no están siendo implementadas, ya sea por desidia o por falta de recursos. En la comunidad, a pesar de tener unas condiciones idóneas para contar con campos de golf sostenibles, esta situación no se está materializando. Aspectos como el aprovechamiento del agua son un ejemplo, con casos como la existencia de balsas sin aislamiento o no incorporación de sistemas de reutilización (lo que les lleva a enfrentarse a periódicos episodios de estrés hídrico durante las épocas estivales); o la falta de uso de aguas depuradas y recicladas, que sigue siendo una asignatura pendiente.

En la base del problema puede estar la orientación de la gestión, en los últimos años, a acciones de imagen desarrolladas desde una perspectiva turística o de autopromoción, en la que consultoras más o menos cualificadas (y, sobre todo, faltas de un compromiso ambiental real) desarrollaron acciones más cercanas al greenwashing que a la implementación de buenas prácticas ambientales y aplicación de soluciones sostenibles a medio y largo plazo, desde una perspectiva de economía circular. Sirva como ejemplo que cuestiones tán básicas como la separación de residuos siguen siendo una asignatura pendiente (miles de botellas de plástico acaban cada día en el contenedor resto, por mal uso de las papeleras o la ausencia de una recogida selectiva real).

¿Qué es y por qué es tan importante el cambio de paradigma?

Según David Gómez*, responsable del Departamento de Green Section de la Real Federación Española de Golf (RFEG), la sostenibilidad es el equilibrio entre tres factores clave: el social, el económico y el medioambiental. El éxito de los dos primeros se asienta en cinco pilares básicos: una buena localización (tiene que tener un sitio donde realmente hay una población que cubra esa demanda); un buen diseño; la existencia de un Greenkeeper, que es la persona que construye y que elige con qué agua se puede regar, qué especies se pueden cultivar y qué especificaciones técnicas de construcción se pueden realizar; un gerente, que gestione tanto los ingresos como los gastos; y un profesional, es decir, la persona que que enseña a los jugadores y promociona a la sociedad para que haya usuarios que mantengan la existencia del campo de golf.

Una de las cuestiones más importantes que destaca Gómez es la necesidad de formación de las tres personas que están a cargo del campo (el gerente, el Greenkeeper y el profesional). De esta manera, las personas podrán tomar las decisiones necesarias para hacer que ese espacio sea sostenible. El responsable del Departamento de Green Section recuerda que la RFEG pone a disposición becas desde hace 20 años y, además, ofrece conferencias y asesoramiento a todos los campos.

Sin embargo, la sostenibilidad medioambiental no es exclusiva de campos de nueva creación, sino que es también una obligación de los campos de golf ya existentes. Estos tienen que adoptar las medidas necesarias para, una vez adquirida la madurez en el plano económico y social, afrontar un cambio radical para adoptar también la sostenibilidad en el ámbito medioambiental. Refiriéndose a los campos de golf que ya existen, David Gómez indica: “Si yo fuera presidente de un campo, lo primero de lo que me aseguraría es de que mis empleados tengan la formación suficiente para tomar decisiones y hacer el club sostenible”.

El Comité Green Section de la RFEG

El Comité Green Section de la Real Federación Española de Golf (del cual es responsable David Gómez), fue creado en noviembre del 2000. Sus objetivos son fomentar la construcción y mantenimiento de campos de golf sostenibles; formar futuros Greenkeepers a través de becas para revertir en Clubs o empresas, con la finalidad de aumentar la calidad y profesionalidad de los campos de golf y hacerlos más sostenibles; tener presencia en foros internacionales para estar en continua formación y comunicación con las innovaciones; fomentar las buenas prácticas culturales a través de certificaciones como UNE, ISO, GEO o BIOGOLF; promover la investigación en aspectos como fungicidas o ahorro de agua; y fomentar y apoyar la AEdG.

El Departamento de la Green Section de la RFEG se caracteriza por la búsqueda continuada de la sostenibilidad en los campos de golf, “un objetivo ambicioso que se puede hacer extensible al colectivo de Greenkeepers de nuestro país”. La RFEG considera que “la sostenibilidad es una prioridad clave para el golf, protegiendo la naturaleza, conservando los recursos, planteando una superficie con las mejores condiciones y garantías para la práctica del golf”. Esta propuesta aborda los temas prioritarios del Plan de Acción para el “Campo de Golf 2030 España”, en particular con respecto a las restricciones de uso del agua, las restricciones en el uso de productos fitosanitarios y el consumo de energía.

Gonzaga Escauriaza, presidente de la RFEG, junto a Luis Nigorra, presidente de la AECG, destacan la importancia de conceptos como: control de la erosión y la sedimentación; conservación y mejora del suelo; recarga de acuíferos subterráneos; reguladores de temperatura; adsorción de dióxido de azufre y prevención de la lluvia ácida; hábitat favorable para el desarrollo de la fauna y contención frente a los incendios.

Además, se menciona la implantación de nuevas variedades de césped con menores necesidades hídricas, de sistemas de control de riego en zonas específicas de jugabilidad; y la actuación de los campos de golf como cortafuegos naturales de incendios gracias al aprovechamiento que hacen las aeronaves de extinción de los lagos, que ejercen comúnmente de reservas naturales de miles de aves que migran a través de España.

Por otra parte, se desvincula el riego de los campos de golf con el problema del agua. “No en vano, estas instalaciones deportivas riegan en su mayoría con agua regenerada no apta para consumo humano, que sufre un tratamiento biológico terciario para reutilizarse en los campos de golf en lugar de verterse en acuíferos o directamente al mar, con el consiguiente problema ecológico”. Adicionalmente, se destaca que el Pacto Nacional por el Agua “no contempla el consumo de los campos de golf al considerarlo insignificante en comparación con el que se realiza bien sectorialmente, bien globalmente”.

El presidente de la RFEG manifestó, en un encuentro sobre la cuestión celebrado recientemente, que "el elevado número de campos que utilizan agua regenerada no apta para consumo humano contribuye a generar riqueza, ya que permite una actividad que ayuda a la desestacionalización del turismo. Solicitamos por ello que las Administraciones atiendan a la industria del golf, que ha demostrado desde hace años una clara concienciación medioambiental, lo que redunda en beneficios sociales y económicos, ya que aporta más de 5.600 millones de euros de forma directa al conjunto de la sociedad española".

Proyectos sostenibles de campos de golf

En las últimas décadas se ha experimentado un gran aumento de construcción de campos de golf en todo el mundo, aunque estos proyectos no siempre han tenido en cuenta el medio ambiente a la hora de desarrollarse. Sin embargo, hoy en día se cuenta con los conocimientos y las herramientas necesarias para llevar a cabo cualquier proyecto de campo de golf “con los más altos estándares de sostenibilidad” o adaptar los existentes a criterios sostenibles ambientalmente hablando. Lo explica Alejandro Nagy, fundador de golfindustria.es, resaltando que el desarrollo sostenible en cualquier nueva instalación de golf debería ser aplicado teniendo en cuenta la sostenibilidad económica, la ambiental y la cultural.

Nagy indica que los últimos treinta años se han caracterizado por “una creciente importancia de la variable ambiental en la industria del golf que se traduce en un crecimiento de la conciencia sostenible en cada etapa de su desarrollo”. En este sentido, hace una aproximación teórica sobre cómo debería ser “nuestro perfecto proyecto de golf”. Es importante responder a ciertas preguntas para conocer cómo un proyecto de campo de golf debe ser organizado y planificado, “mostrando las muchas variables que deben tenerse en cuenta”. Todos estos factores “pueden ser la clave para un resultado satisfactorio y, del mismo modo, cualquiera de ellos puede conducir al desastre si no son controlados y revisados regularmente”.

Tienen la misma importancia tanto “la buena gestión ambiental de un campo de golf como su óptima planificación o su correcta construcción, con varios puntos estratégicos”. Nagy pone varios ejemplos, como: minimizar el uso de sustancias agresivas con el ozono; desarrollar lazos con la comunidad y con los grupos ecologistas; proveer información ambiental a la plantilla de mantenimiento del campo; identificar y proteger elementos de patrimonio histórico y cultural; preparar un plan específico de gestión ambiental del campo; vigilar el estado ambiental del campo; controlar la contaminación durante las actividades de construcción; proteger y rehabilitar la vegetación autóctona remanente; reducir, reusar y reciclar residuos; y usar técnicas y elementos para ahorrar agua, entre otros.


*Acceso al canal de iVOOX. Entrevista a David Gómez, responsable del Departamento de Green Section de la Real Federación Española de Golf (RFEG) https://www.ivoox.com/golf-sostenible-audios-mp3_rf_94976040_1.html



Comparte esta noticia