skip to Main Content
Segunda Jornada De La COP25: Una Década De Temperaturas Récord, El Futuro Del Agua Y El Papel De Las Ciudades En La Lucha Climática

Segunda jornada de la COP25: una década de temperaturas récord, el futuro del agua y el papel de las ciudades en la lucha climática

Luego del impulso de los dirigentes políticos en la inauguración del lunes en la Cumbre del Clima, en la segunda jornada les tocaba el turno a los grupos negociadores, que han empezado a avanzar sobre los documentos de la COP para aumentar la ambición climática, y además en paralelo, foros, expertos e informes que advierten sobre la urgencia de actuar.

La segunda jornada de la COP25, estuvo marcada por las temperaturas récord alcanzadas en esta última década, por la reivindicación de las ciudades para atajar la crisis climática, la advertencia de la Organización Mundial de la Salud por la falta de fondos en los países para afrontar los riesgos sanitarios del cambio global y por los retos que plantean la conservación de los océanos y el futuro del agua dulce.

La dificultad de acceso al agua potable o el aumento de las enfermedades son solo dos de los múltiples impactos que ya se sienten en el planeta y que han tenido un lugar especial en los debates de esta jornada.

 

Temperaturas de récord y aumento de las enfermedades

En la mañana de este martes, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) emitió su declaración provisional sobre el estado del clima en 2019. Dicho informe detalla cómo la última década fue un período de “calor global excepcional, retirada del hielo y niveles récord del mar impulsados por los gases de efecto invernadero de las actividades humanas”. La OMM aseguraba que “las temperaturas promedio para los períodos 2015-2019 y 2010-2019 son casi seguramente las más altas registradas”. Se cierra así con este año 2019 una década con niveles récord de temperaturas, y será al menos el segundo o tercero más caluroso desde que existen registros, según palabras del secretario general de la OMM, Petteri Taalas.

Los datos demuestran que los esfuerzos por proteger el clima siguen siendo insuficientes y nuestro entorno natural ya lleva tiempo avisando: deshielo acusado de los polos, aumento de las olas de calor y su intensidad, grandes incendios, inundaciones, tormentas y fenómenos meteorológicos extremos debido a los gases de efecto invernadero (GEI) derivados de la acción y actividad humana.

En paralelo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba de la falta de planes de adaptación y vulnerabilidad sobre la salud, pese a que más de cien países han desarrollado planes de salud relacionados con este problema. La OMS expresa su preocupación, puesto que de los 101 países estudiados “casi todos señalan la salud como una prioridad”, pero sin embargo, sólo el 3% están destinando fondos para paliar la crisis del cambio climático.

 

El poder de las ciudades en la lucha climática

Y frente a estos problemas, las ciudades, protagonistas también ayer en la Cumbre, son responsables de un 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Fue su momento para reivindicar su papel para mitigar los impactos del cambio climático.

Los representantes de los gobiernos municipales del mundo exigieron que para luchar por la sostenibilidad es necesario dejar de lado otra “lucha”, la de las ideologías. Añadían que la lucha por el clima debe ser “un pacto político para que las ciudades sean el escenario de una transición justa”.

Representantes municipales coincidían que “para que se consiga un verdadero impacto global hay que actuar desde lo local” y para ello es fundamental no sólo un cambio tecnológico, sino también un cambio cultural.

 

La conservación de los océanos y el futuro del agua dulce

Después de la publicación del primer Informe Especial sobre el Océano y la Criósfera en un clima cambiante por el IPCC, los Estados de la 25ª Conferencia de las Partes de la CMNUCC deberán reconocer tanto los compromisos como las medidas para preservar los ecosistemas y los océanos. Dicho informe, concluye que “reducir urgentemente las emisiones de gases de efecto invernadero, proteger y restaurar los ecosistemas y administrar cuidadosamente los recursos naturales permitiría preservar el océano y la criósfera. En este sentido, el profesor Alex Rogers, de la Universidad de Oxford, declaró que: “el colapso climático está afectando a todo el océano a través del sobrecalentamiento, la acidificación y la desoxigenación. Los cambios son impredecibles y hay sorpresas continuas para los científicos, incluido el reciente aumento de las olas de calor marinas. A menos que las emisiones de CO2 estén limitadas para evitar el calentamiento de más de 1,5 °C;, veremos consecuencias cada vez más extremas y menos predecibles para el océano a medida que pasen los puntos de inflexión”.

Se reafirma en las palabras de Rogers, Rémi Parmentier, Secretario de la iniciativa Because of the Ocean, y añadía que “necesitamos ver a todos los estados comprometerse con contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN) más ambiciosas y avanzar para evitar que la crisis climática se profundice y dañe irreparablemente el océano del que depende toda la vida”.

Destacaba también en la segunda jornada de la Cumbre, Francisco Lombardo Secretario del Comité Académico del Foro de la Economía del Agua que las evidencias científicas ponen el agua en el “corazón de la cumbre del clima, porque hablar de emergencia climática es hablar de emergencia hídrica”. Lombardo ha resaltado que de los 10 desafíos globales que establece la Cumbre de Davos, siete están relacionados con el agua: inundaciones por la subida del nivel del mar, la pérdida de biodiversidad, catástrofes naturales, sequías y fenómenos meteorológicos adversos o las migraciones provocadas por la falta de recursos hídricos.

 

La Cumbre Social

Mientras en la cumbre social que se celebra en paralelo a la COP25, con la llegada en este día a Lisboa de Greta Thunberg, preparan una protesta que recorrerá las calles de Madrid.

Los jóvenes por el clima que proceden de múltiples lugares del mundo, anunciaron que se celebrará una “Marcha por el clima” para plantar cara a la emergencia climática ante, lo que consideran, la “inacción” por parte de los gobiernos. Una protesta que será este viernes 6 de diciembre, coincidiendo con la llegada de la joven activista sueca a Madrid. Además contará con la presencia de la propia Greta Thunberg que arropará la marcha por la capital.

Back To Top