Saltear al contenido principal
¿Pueden Las Cajas De Poliestireno (EPS) Contribuir A La Economía Circular?

¿Pueden las cajas de poliestireno (EPS) contribuir a la Economía Circular?

Esta es la temática en la que se centra la segunda edición del taller participativo, en el que participa (en próximos días actualizaremos esta información- editada – con las conclusiones de la cita)  la Asociación Galicia Ambiental, que se celebra en el Centro Tecnológico del Mar hoy, en Vigo, enmarcado en el proyecto OCEANWISE que tiene como objeto contribuir en la reducción de la basura marina.

Bien es sabido que en la actualidad muchos sectores de la sociedad son conscientes de los efectos negativos que la mano del ser humano tiene sobre nuestro entorno natural, y en mayor medida en el marino. En concreto, la contaminación marina causada por los residuos plásticos (envases, botellas, embalaje, cajas, vasos y recipientes de poliestireno, etc),  es un asunto importante que ha calado en la población como una práctica que es necesario erradicar.

El problema de los residuos abandonados en el medio ambiente es un tema que preocupa a la sociedad, cada vez más concienciada de que debemos abandonar la economía lineal y acercarnos al concepto de Economía Circular. Esto es, es tiempo de desterrar el actual modelo de producción y gestión de recursos, bienes y servicios, enfocado a un consumo a corto plazo que está llevando al planeta a una situación insostenible. El ahorro de recursos, la reutilización y el reciclado son algunas de las máximas que ayudan a cumplir los objetivos marcados en la Unión Europea con respecto a la Economía Circular.

 

 

Qué es el Poliestireno Expandido?

El poliestireno expandido o EPS, sus siglas en inglés, es un material plástico espumado utilizado en el ámbito de la construcción, sobre todo como aislamiento térmico y acústico, en el campo del envase y embalaje para diferentes sectores de actividad y en una serie de aplicaciones diversas (sector pesquero para cajas de pescado, también está muy extendida su utilización en el sector de la alimentación y distribución de productos farmacéuticos, por sus propiedades de higiene y aislamiento térmico etc).

Técnicamente, se trata de un material plástico celular y rígido y que presenta entre otros, una estructura rellena de aire. El EPS también es conocido como porexpan, poliespan o corcho blanco.

El EPS no debe ser confundido con el Poliestireno Espumado termo-formado (TF-XPS) o extrusionado,  que también se utiliza en alimentación en barquetas o bandejas base de carnes, pescados y frutas. Aunque sus composiciones químicas son similares, sus aplicaciones, puntos de generación, impactos ambientales y gestión en general de los residuos, son distintos.

 

El proyecto OCEANWISE

Son millones las de toneladas de basura que cada año se vierten en los océanos, de las cuales algo más del 80% son residuos plásticos, como botellas o bolsas pero también en gran medida cajas o envases de poliestireno o EPS. Precisamente con el objetivo de reducir la basura marina consecuencia del vertido de plásticos al mar, se ha creado el proyecto europeo OCEANWISE, financiado por el programa INTERREG.  En concreto, este proyecto pone su foco de atención en los productos de poliestireno expandido y extrusionado (EPS y XPS), como una parte integral de la basura marina y pretende analizar su utilización y procesos de reciclado actuales, para proponer alternativas que reduzcan su impacto en el entorno. Además, por otro lado, este proyecto pretende buscar soluciones consensuadas entre todos los agentes que forman parte de la cadena de valor de las espumas de poliestireno, incluyendo tanto a los productores, como a los distribuidores, diferentes utilizadores, gestores de residuos, recicladores, investigadores, ONGs o autoridades responsables.

Otra parte fundamental del proyecto en la que se avanza es en el análisis de las posibilidades que presentan los materiales alternativos para los usos existentes, mediante estudios específicos de degradación en el mar, toxicidad, así como desempeño comercial de estos materiales alternativos respecto al EPS/XPS. También, están desarrollando una metodología específica para evaluar mediante indicadores de circularidad las diferentes alternativas en cuanto a materiales de partida o sistemas de gestión del EPS/XPS.

Precisamente, para tratar estos aspectos, el Centro Tecnológico del Mar- CETMAR que colabora con el proyecto OCEANWISE, acoge hoy, el segundo taller participativo en el que estará presente la Asociación Galicia Ambiental. En este encuentro, se centrarán en cómo y en qué medida las espumas de poliestireno pueden contribuir en la Economía Circular.

 

 

Encajan las espumas de poliestireno en una Economía Circular?

El sector del poliestireno expandido, según la Asociación Nacional de EPS Anape, están llevando a cabo distintos proyectos para impulsar la mejora de la recogida de residuos en los puntos de generación, para así aumentar el reciclado de este producto. Para este sector, indican, que lo importante para atajar el problema de este tipo de residuos está en la mejora del sistema que sea cada vez más eficiente, sin olvidarse de tomar las medidas de concienciación y sensibilización más adecuadas para mitigar los efectos en el entorno. Inciden que “si no se rompe el círculo al abandonar el residuos, éste volverá a ser un recurso”.

El objeto de las cajas de EPS, como las usadas para el pescado, explican desde Anape,  es la de transportar alimentos con garantías de seguridad alimentaria, frescura e integridad a larga distancia.  Las cajas de pescado se manipulan cerca de la costa, por ello es importante que todos los agentes que intervienen en su manipulación tomen todas las medidas necesarias para evitar que acaben en el medio natural, tanto terrestre como marino. Todos los que forman parte de la cadena de valor deben contribuir en ello: desde el fabricante, pasando por el armador, las cofradías de pescadores, las lonjas, los distintos gestores y autoridades de puertos.

Bien es cierto que se tratan de productos con efectos negativos para el medio ambiente, por su composición, aun así, los profesionales del sector, se apoyan en las propias características de las cajas de EPS para destacar sus propiedades desde un punto de vista ambiental:

  • La caja es 100% reciclable en procesos sencillos y se recoge por profesionales en flujos industriales /comerciales de residuos.
  • En España se reciclan alrededor de 7.500 t de EPS-airpop al año, en toda Europa 390.000 t.
  • El poliestireno (PS) es el polímero plástico que menos energía necesita para su fabricación, óptimo desde el punto de vista ambiental.
  • Consume menos energía la fabricación de la caja en comparación a la necesaria para obtener el producto envasado. Por ejemplo: la energía para la captura de 4 kg de trucha fresca es 10 veces mayor que la necesaria para fabricar y utilizar la caja.
  • Por su ligereza, el transporte del pescado envasado consume menos energía.
  • Para la evaluación ambiental de un producto hay que tener en cuenta todo el ciclo de vida de la aplicación y todos los impactos que se derivan de ella. Por ejemplo, para fabricar una caja de pescado de EPS se consume 3 veces menos agua que al hacerlo de otros materiales alternativos.
  • El material reciclado procedente de las cajas es comúnmente utilizado en la fabricación de paneles de aislamiento y aligeramiento de hormigón para obra civil.

 

El reciclaje de los EPS

El poliestireno expandido es uno de los muchos materiales utilizados diariamente que suponen una amenaza para el medio ambiente si su gestión no es la adecuada. En el caso del EPS, y al igual que otros plásticos, su tiempo de degradación es muy elevado y su efecto ambiental es adverso tanto si alcanza el medio marino como en el medio terrestre si su destino final son los vertederos.

En la actualidad, las empresas del sector de los plásticos y sus usuarios padecen las restricciones e imposiciones derivadas de las nuevas legislaciones (Directiva UE 2019/904 relativa a la reducción del impacto de determinados productos de plástico en medio ambiente, se transpondrá en España en julio de 2021) que afectan a esta actividad, además de la falta real de materiales alternativos a los que recurrir, una realidad que no escapa al poliestireno expandido (no afecta en este caso a las cajas de pescado de EPS).

La mayoría de los productos de poliestireno no se reciclan actualmente debido a la falta de incentivos para invertir en compactadores y la logística para desplazar los materiales. Su recolección no es económica debido a la baja densidad de la espuma de poliestireno. Con todo, si el material de desecho pasa por un proceso de compactación inicial, el material cambia su densidad de 30 kg/m3 típicamente a 330 kg/m3 y se convierte en un material de alto valor para los productores de pellets plásticos reciclados. Además, otra de las barreras que se encuentra el sector para aumentar el reciclado son los precios de los vertederos. Cualquier operación de logística y de transformación es siempre más costosa que la esta forma de eliminación. Hay que tener en cuenta el coste de la valorización de estos residuos, que en el caso del EPS limpio, es de unos 20 euros por tonelada a lo que hay que incluir los portes.

Algunos usos que se pueden dar a los residuos de poliestireno expandido son productos tales como los paneles de aislamiento EPS y otros materiales con aplicaciones en construcción. Sin embargo, por lo mencionado anteriormente, muchos fabricantes no pueden obtener material suficiente precisamente debido a los problemas de recolección. Cuando no se usa para hacer más EPS, el espumado puede convertirse en productos como ganchos para ropa, bancas de parques, macetas, juguetes, reglas, contenedores para semillas, marcos para fotografías y molduras para construcción, hechos con poliestireno reciclado.

 

Las cifras de reciclado en España

Con el paso de los años, queda casi todo por hacer y conseguir, el reciclado de poliestireno expandido en España fue aumentando progresivamente. En el año 2018 asciende a 7.440 toneladas, manteniendo la tendencia ascendente desde 2010 y representando el 22.5% del residuo total. España genera 40.000 Tn de este material. Mercados y supermercados son los principales generadores de residuos de poliestireno, el 80%.

Según los datos de Anape, el 79% del total de toneladas recicladas se gestiona a través de recuperadores y recicladores. A través del contenedor amarillo se gestiona un 14% y los Centros Eco-EPS un 7%, teniendo en cuenta que estos centros sólo incorporan a su producción el residuo de mayor calidad.

El destino de estas 7.440 toneladas recicladas es, en su mayor porcentaje, para granza de poliestireno para la fabricación de planchas de aislamiento de XPS; aunque también se usa para otras aplicaciones como molduras o mobiliario urbano. Un porcentaje más pequeño se tritura para su reincorporación a la fabricación de nuevo EPS.

Los políticos no parecen preocupados por un material que debería merecer más atención normativa. Recientemente, y fue la única ocasión, el asunto llega al congreso de los diputados, fue tras prohibirlo Nueva York (el expandido en bandejas) en sus escuelas. Una iniciativa de Compromís, de noviembre de 2016,  no fue debatida en comisión del congreso hasta marzo del 19 y sin más trascendencia que instar al gobierno a promover “un estudio”, tras la fase de enmiendas. A día de hoy, no consta movimiento alguno en tal sentido y la transposición normativa del Paquete de Economía Circular lleva un año y medio de retraso y todo queda en “estrategias” con escasa consecuencia practica.

 

 

Volver arriba