skip to Main Content
El Gobierno Considera Que No Existen Riesgos Para La Creación De Vertederos Encubiertos En España

El Gobierno considera que no existen riesgos para la creación de vertederos encubiertos en España

La respuesta del Gobierno a una pregunta del BNG en el Congreso con respecto a un proyecto de regeneración de una cantera en Casalonga, situada en Teo, deja entrever la facilidad y permisividad normativa para promover enormes vertederos encubiertos bajo la apariencia de prácticas de restauración y recuperación de espacios y residuos. Además, el Gobierno expresó que no está prevista la modificación de los reglamentos hasta que sea tramitada la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados. Este proyecto de ley, sometido a debate de los grupos parlamentarios, revisa la actual normativa de 2011 para cumplir con los nuevos objetivos de residuos y establecer medidas que protejan el medio ambiente y la salud humana. Entre los artículos, se incorpora un impuesto al vertido y la incineración, para fomentar la prevención, la reutilización y el reciclado. Dirigido a impulsar la economía circular, también restringe el uso de plásticos de un solo uso y también introduce una nueva fiscalidad para prevenir la generación de residuos. Por su parte, el Ministerio perpetúa un modelo escasamente circular que permite la restauración de canteras con materiales limpios, hurtando la posibilidad de que estos materiales sean destinados al mercado y con ello evitar la extracción de materias primas naturales.

 

El Gobierno informó el 20 de noviembre de 2020, como respuesta al Bloque Nacionalista Galego, que la regeneración de un espacio afectado por la actividad minera con residuos de origen no minera debe hacerse sin prejuicio de la normativa de vertederos (de acuerdo con el artículo 13 del Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras). Por este motivo, explicó que estas restauraciones deben tener en cuenta las medidas de protección para el medio ambiente establecidas en la normativa de vertederos (Real Decreto 646/2020, de 7 de julio, por el que se regula el depósito de residuos en vertederos).

 

Por otra parte, el Gobierno mencionó el artículo 13 del Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición. Esta normativa permite la regeneración de espacios degradados, como los afectados por la actividad minera, con residuos inertes procedentes de las actividades de construcción y demolición. Además, para que estas operaciones sean consideradas operaciones de valorización y no de vertido, el Gobierno explicó que “el órgano competente de la comunidad autónoma donde se ubique el espacio a regenerar deberá comprobar que la operación cumple con los criterios que establece el artículo 13 para poder realizar estas operaciones y autorizarlo”.

 

Es decir, el Gobierno consideró que se puede construir un vertedero “en un espacio afectado por la actividad minera, cumpliendo con todos los requisitos de un vertedero, o se pueden valorizar residuos inertes, siempre que sustituyan a materias primas vírgenes, pero contando en ambos casos con la autorización correspondiente de la autoridad competente”. Además, resaltó la guía de aplicación para la restauración de espacios degradados con residuos de construcción y demolición publicada por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

 

Por estos motivos, el Gobierno consideró que “existen mecanismos suficientes para garantizar que las regeneraciones de espacios afectados por la minería no suponen un riesgo para la creación de vertederos encubiertos en nuestro país”. No obstante, concluyó que una vez que haga pública la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, está prevista la modificación de los Reales Decretos que desarrollan esta Ley. “Cuando llegue ese momento, y a través de la consulta pública previa, se identificarán los aspectos que planteen mayor interés para su modificación y ampliación, si procede. No está prevista una modificación de esta normativa antes de este momento”.

 

La respuesta del Gobierno responde a las cuestiones formuladas por el diputado del BNG el 21 de octubre de 2020, Néstor Rego. Por una parte, preguntó si el Gobierno conocía el problema generado por la normativa que permite la regeneración mediante el soterramiento de residuos y, además, incidió en si serían reformadas las normativas. La principal motivación de sus preguntas fue la permisión de la normativa estatal de recurrir al relleno de huecos con vertidos para la regeneración de espacios degradados por la actividad minera. Es decir, convertirlas en vertederos soterrados, “igualmente peligrosos desde el punto de vista de la contaminación medioambiental”. Así, Rego explicaba el caso de la cantera de Casalonga, evidenciando las debilidades de una normativa que “permite que se pueda acometer en ese espacio la creación de un vertedero encubierto”. Teniendo en cuenta la normativa, el diputado hizo referencia a que “los responsables durante los últimos diez años de la creación de vertederos de residuos disfrazados de falsas restauraciones ambientales son dos Reales Decretos”. Mencionó el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición; y el Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras.

Back To Top