skip to Main Content
Amigos Da Terra Impulsa La Certificación De Ciudades Y Villas Residuo Cero En España

Amigos da Terra impulsa la certificación de Ciudades y Villas Residuo Cero en España

Amigos da Terra da un impulso a la certificación de Ciudades y Villas Residuo Cero en España “con el fin de aumentar el número de municipios comprometidos con la conservación de los recursos naturales a través de un cambio sustancial en sus políticas de producción, consumo, reutilización y recuperación de productos, envases y materiales”. Para conseguirlo, creó la microsite Ciudades y Villas Residuo Cero, donde diferentes ayuntamientos pueden informarse sobre el proceso y contar con su asesoramiento técnico. En colaboración con Alianza Residuo Cero, Amigos da Terra llevará a cabo este cometido en España, gracias a su trayectoria relacionada con la mejora en el modelo de gestión de residuos y conservación de recursos, tanto a nivel estatal como a niveles regionales y locales.

 

El Programa Residuo Cero en Europa está presente desde hace más de 10 años. Durante este tiempo, cerca de 400 villas y ciudades de 9 países están comprometidos para desarrollar una estrategia que consiga reducir la producción de residuos desde su origen, demostrando la viabilidad económica y social de esta iniciativa. El creciente interés por este modelo está logrando dar solidez al programa, así como garantizar su funcionamiento, reconocer sus beneficios y reforzar su eficacia. Cabe destacar que, en España, el interés existe desde hace tiempo y la prueba son los numerosos municipios que abordaron iniciativas en línea con el residuo cero. A pesar de todo, es necesario que “el compromiso sea real”. Por lo tanto, llegó el momento de lograr que ese interés se convierta en acciones eficaces, por lo que Amigos da Terra demanda un cambio urgente en la legislación en materia de residuos, mientras que impulsa la figura de Ciudades y Villas Residuo Cero. Por ahora, hay tres municipios que obtuvieron el sello de candidatos a la certificación: Formentera (Islas Baleares); El Boalo, Cerceda y Mataelpino (Madrid) y Vilasantar (Galicia). Por último, hay un cuarto pero que aún está en trámite: Barcelona.

 

Comprometerse como municipio residuo cero significa apostar por políticas de reducción de residuos y de reutilización, además de contemplar la separación en origen de los residuos y compostar los restos orgánicos. Además, supone no incinerar, no realizar vertidos al terreno, agua o aire y proteger tanto la salud humana como la del medio ambiente. De este modo, con el apoyo de la Academia Residuo Cero, la organización ecologista podrá asesorar a los municipios interesados para que comiencen a recorrer el camino hacia el residuo cero. Según Marian Lorenzo, de Amigos da Terra, lograr una transición justa requiere cambios legislativos urgentes que “den un giro de 180º al actual modelo de producción y de consumo”.

 

 

Back To Top