retorno de envases

Portugal incentiva el retorno de envases

Portugal implanta un plan piloto para recompensar a los consumidores que devuelvan los envases 

El gobierno luso modificó su normativa de gestión de residuos para incluír un sistema de incentivos para la devolución de envases que se pondrá en marcha este mismo año

22-02-2019

Portugal acaba de aprobar una nueva ley con la que poder llevar a cabo un proyecto piloto para la devolución de envases que recompensará a los consumidores que devuelvan recipientes de bebidas fabricados con plástico no reutilizable. Además, a partir del 2022, el país deberá contar con un sistema de gestión y depósito de envases.

Este sistema se basa en recompensar al consumidor final que deberá depositar los envases de bebidas de plástico no reutilizables en los depósitos que el Ministerio de Ambiente y Transición Energética (MATE) colocará en las grandes superficies comerciales. Será la Agência Portuguesa do Ambiente (APA) la que se encargue de garantizar la financiación del sistema, así como de su puesta en marcha, control y seguimiento de los centros comerciales que, de forma voluntaria, quieran participar en el proyecto. Los centros comerciales estarán obligados a ceder de forma gratuita los espacios donde se instalarán los depósitos de envases y los sistemas de recogida.

A partir de la entrada en vigor de la ley, el pasado  27 de diciembre, el MATE contará con un plazo de 180 días para definir los requisitos y el valor de los envases. En este plazo, el gobierno deberá publicar también el reglamento para definir el ámbito del proyecto del piloto de manera que este mismo año pueda ponerse en marcha.

De hecho, hasta finales de 2021 el gobierno deberá reportar al Parlamento un informe sobre la evolución del proyecto para comprobar la evolución de este sistema y su posible implementación.

Además, de este proyecto, Portugal también ha fijado ya el 1 de enero de 2022 como fecha límite para contar con un sistema completo de gestión y depósito de envases de plástico, vidrio, metales ferrosos y aluminio no reutilizables así como para los envases reutilizables. De esta forma, el país deberán contar con depósitos y otros equipamientos debidamente adaptados para este tipo de recipientes.

De esta forma, Portugal inicia el camino para generalizar un sistema de devolución y retorno de envases. Un modelo basado en incentivar recompensando a aquellos que realmente favorecen el reciclaje. Mientras, el camino que España sigue demorando un reciclaje real por presiones de los fabricantes de envases.