neumáticos fuera de uso

Neumáticos fuera de uso

Detienen a una persona e investigan a otras cuatro en Arteixo por un delito medioambiental con neumáticos fuera de uso

El Seprona descubre que se han gestionado de forma fraudulenta dentro de la cadena Signus con documentos falseados

09-05-2018

La patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Arteixo (A Coruña) ha detenido a un trabajador de una empresa medioambiental e investiga a otros cuatro responsables por falsedad documental, falso testimonio y un delito contra el medio ambiente por introducir en el mercado neumáticos fuera de uso con documentos falseados.

Según ha informado el Instituto Armado, los hechos se iniciaron a principios de año tras un “intenso trabajo policial” que consistió en múltiples actas de inspección a empresas medioambientales y toma de declaraciones.

A raíz de una denuncia interpuesta por un taller de neumáticos del municipio de Arteixo (A Coruña), el Seprona constató que de “de forma encubierta” se introducían neumáticos fuera de uso (NFU) en el sistema Signus, al que se encuentra adherido, “al comunicarle la empresa de gestión final de estos residuos al denunciante que en el contenedor para la recogida de NFU, realizada por otra empresa de gestión de residuos subcontratada para el transporte, aparecieron ruedas con restos metálicos, agujereadas y con barro”, relatan las mismas fuentes.

La Guardia Civil ha subrayado que las actuaciones realizadas por el Seprona de Arteixo por supuestos delitos de falsedad documental y contra el medio ambiente, así como un posible falso testimonio que será dirimido por el ente judicial, en las que “están incursas varias empresas de gestión de residuos, pone en evidencia la existencia de irregularidades en la cadena de gestión de aquellos residuos asimilables a no peligrosos”. A ello suma “la impunidad con la que se pueden cometer fraudes y delitos contra el medioambiente dificultando que una posterior investigación destape estos ilícitos”, concreta el Instituto Armado.

En concreto, la Guardia Civil determina que “se han introducido de forma fraudulenta unos NFU dentro de la cadena de gestión de Signus, que para amparar su correcta gestión son presentados documentos falseados que amparan transportes no realizadas, entradas en vertedero ilegales y cambios de código LER no permitidos”.

De este modo, los investigadores consideran que se pretendía “obstruir la labor inspectora mediante estos documentos falsos y apoyados en manifestaciones también falsas de los inculpados”. Algunos de estos residuos son almacenados “en lugares no autorizados o bien son llevados a vertedero”, añaden, pese a carecer de autorización para su gestión, añaden las mismas fuentes, que concretan que se ha detectado “labores de trituración en alguna de las plantas de gestión de residuos no autorizadas para ello”, apostillan.